martes, 16 de septiembre de 2014

La imagen y el mundo: representación y significación

La representación remite a una realidad, contando con su reconocimiento por parte del observador. Se representa a un ser, a un objeto, a un paisaje, a una escena. La representación no necesariamente remite a una realidad que existe o existió. Puede ser una realidad imaginada, compuesta de fragmentos de la realidad conocida. El sentido que se le da a cualquiera de estas realidades es la significación. En esta imagen de Pablo Bernasconi, ilustrador argentino, observaremos una metáfora de la imaginación, y la ilustración de lo expuesto.




Lo que se muestra es la representación: los elementos seleccionados para componen la imagen que nos remiten a lo conocido, a nuestra memoria, a la información que acumulamos. Lo que se “dice” de la realidad representada es la significación: lo que la imagen pretende comunicarnos, un mensaje, una lectura del mundo y de sus valores, una interpretación sobre los hechos, objetos, sujetos, eventos, etc.

Bernasconi representa a Poe en un retrato donde lo reconocemos a partir de sus fotografías, y se significa su obsesión por el misterio a través del tratamiento de la cabeza ( el volumen de la parte superior aludiendo al pensar), de la presencia del gato ( de “ El gato negro” ), que aporta el impulso al crimen, y la presencia del cuervo ( de “ El Cuervo”) con el pensamiento de la muerte.

. 
Otros retratos de Bernasconi se construyen a partir de un texto que identifica al autor ( el texto es el referente):





La pragmática es el terreno de los efectos de sentido que el objeto construido  plantea en tanto que acción comunicativa. Se plantea ante el observador  una situación de lectura en la cual colaboran los efectos sensoriales, cognitivos y emocionales para asegurar su comprensión interpretativa y su participación. Asimismo, los efectos de consumo que, en este caso, proponen una lectura lúdica y el ingreso en la esfera lúdica de la imaginación. Es además algo propio del universo gráfico de Bernasconi, el ilustrador que enfocamos para profundizar en la problemática de la representación y la significación.






Los componentes  narrativos, discursivos y expresivos de los signos que cada interpretación propone se articulan en una significación global que se actualiza a través de los mecanismos de comunicación con el público, a la vez que se inscribe en una semiótica de la cultura. Aunque sea difícil separar los elementos participantes en cada representación, esto puede hacerse a través de una organización gramatical de su estructura – proceso, observando al respecto  paradigmas,  códigos y discursos, signos.



En el acto,  se evidencia la capacidad humana de exteriorizar su interior. Para hacerlo, se usa modalidades discursivas que dan forma a la representación y que además le asignan un estatus de independencia. La representación construye, no refleja y en la construcción surge un mundo –concepto – afecto - visión,  a través de la de-construcción y re-construcción  de las pasiones humanas. Se provoca de este modo  el deseo del observador de ingresar y descubrir este mundo que finalmente podrá confrontar con su propio mundo personal.  Nietzsche decía que  el sueño, al generar su mundo, nos permite conocernos mejor y así liberarnos de los límites que nos impedían ver.  Crear un mundo propio  mediante la condensación de dinámicas que relacionan el exterior y el interior humano, se constituye  siguiendo la misma necesidad del ser humano de comprender su existencia a través de la significación de sus experiencias.



La imagen representa y significa, y muchas veces lo hace en interacción con el texto, escrito o hablado. El juego de la imagen con los referentes del texto es entretenido, productivo como creatividad e implicativo para el observador. Nos llama siempre la atención los usos descomunales de las cosas, la novedad, el punto de vista sorprendente, la construcción de algo nuevo sobre algo ya conocido.



En el libro “ Finales “ , Pablo Bernasconi ha creado imágenes a partir de  los finales de 59 textos memorables , con construcciones que no sólo ilustran los finales sino refieren al texto entero , a los autores y al acto de la  lectura.





El carácter de discurso de la imagen requiere de una realización que se inserte en el imaginario colectivo para poder constituirse y funcionar como acto comunicativo, sustentado en una intención y un proyecto. Para ello, la imagen se genera como construcción estratégica, contextualizada y dialógica, actualizando referentes y desarrollando opciones de selección / combinación de elementos y estructuras, a la vez que apela a estéticas y valores.

¿Cuál es la construcción estratégica de la siguiente imagen de Bernasconi?



En la apropiación de signos culturales, con su propia trayectoria de significación, para la producción de la imagen, se producen  transformaciones  de mayor o menor proporción en lo referente a la significación. La imagen recicla los signos de la memoria cultural. El reciclaje  conserva constantes e introduce diferencias.




Por otro lado, puede mostrar enfáticamente su intertextualidad,  estableciendo una red explícita de referencias con otras imágenes, con intercambio de valores simbólicos. La intertextualidad funciona como: apropiación; producción de sentido; funcionamiento nuclear  de redes de sentido; es  recurso de interactividad que motiva y fundamenta la interpretación del observador. Las intertextualidades  enriquecen la construcción se sentido con referentes que traen su propia representación / significación, incluyendo un diálogo con la(s) otra(s) imágenes y a través de ella(s) con otra(s) cultura(s).



 Mihaela Radulescu / 15.09.14

martes, 9 de septiembre de 2014

El signo en la imagen


Nos comunicamos a través de códigos y los códigos están hechos de signos. En presencia de un significante, lo asociamos en nuestra memoria a un referente  instalado en nuestra mente y  construimos el significado. ¿Cuál significado se genera al mirar esta imagen?

Herbert Rodríguez
 
Cada nueva lectura e interpretación de signos enriquece nuestra memoria y amplia nuestras posibilidades de manejar la comunicación. Los signos pasan a ser convenciones y algunos desarrollan un valor simbólico (se convierten en símbolos). En el proceso, el significado, organizado con un complejo semántico en torno a un núcleo, se vuelve estable. ¿Cuál sería el significado en la imagen siguiente?

Herbert Rodríguez
 
Aun así, al tratarse de signos y símbolos, su valor se debe al contexto: al contexto inmediato, el texto visual en el cual funciona; al contexto situacional; al contexto cultural; al contexto profesional. Es tomando en cuenta el contexto, que puede ser “leído” e interpretado, como en esta representación de Herbert Rodríguez de la pareja.

Herbert Rodríguez
 
Ampliando el enfoque, podemos observar que la  situación de lectura del conjunto sígnico de la imagen o del  macrosigno de la imagen propone al acto de recepción una selección / combinación de  signos que, a  través de sus interacciones, generan sentido. En la situación de lectura interactúan signos icónicos y signos plásticos, para llegar a una integración coherente y cohesiva. Ante ellos, tanto el productor como el receptor proceden a realizar operaciones de identificación, interpretación, contextualización, valoración. El receptor lo hace al encontrarse con el signo; el productor lo hace después de producirlo, tentativamente, para verificar su funcionamiento. En este caso, el productor se comporta como un receptor – intérprete de su propio producto.

Observen y evalúen el siguiente conjunto de signos como conjunto de interacciones entre los significados generados en el acto de recepción, y determinen el rol de los referentes en la producción del sentido.

Herbert Rodríguez
 
Por otro lado, la valoración de los referentes nos conduce  ante la interpretación del fenómeno semántico, que hace que los significados participen en la significación de determinada representación de una realidad. Los referentes, como estructura generativa de sentido, intervienen por igual en la representación y la significación. Su asociación semántica en la imagen genera un discurso, a partir de la identificación de los elementos y del vínculo entre ellos.
Herbert Rodríguez
 
La representación establece su tipo de relación con la realidad representada, desde una máxima fidelidad hasta una representación simbólica, conceptual o abstracta.  Se trata de dar forma al diseño o visión de la realidad, desde determinado punto de vista. Lo hace con el apoyo de los recursos semánticos y sintácticos. Es válido también crear nuevas realidades. ¿Cómo?  Partiendo de  la realidad conocida para crear nuevas realidades, a través de asociaciones inéditas entre significado (idea) y significante (forma). Los mundos surreales o la estética surrealista nos permiten ver cómo crear esta nueva asociación sin dejar de comprender su sentido.

Mihaela Radulescu / 8 de septiembre  del 2014